Día 12: vuelta a Cusco

Amaneció lloviendo ¡y frío! en la selva. Increiblemente no nos íbamos a librar del frío ni en la selva. Teníamos apalabrada con el guía una excursión temprano para ver los loros acudiendo a las colpas en tropel para comer barro, pero la lluvia dio al traste con nuestros planes. Una pena, porque seguro que era algo espectacular. No nos quedó otra que hacer tiempo en el lodge hasta las 10, hora en la que embarcamos rumbo a Puerto Maldonado.

Puerto Maldonado

Pero antes de llevarnos al aeropuerto nos dieron un pequeño paseo por el mercadillo de Puerto Maldonado donde nos llevaron a las tiendas de sus familiares/amigos con la esperanza de que hiciéramos algún gasto. Esta parte nunca falta en una excursión “turisteira” que se precie 😛

Afortunadamente el vuelo de Taca salió en hora y volvimos a Cusco con la esperanza de encontrar mejor tiempo.

Otro taxista timador

Se suponía que el Hostal Corihuasi te traslada desde el aeropuerto pero allí no había nadie esperando. Llamamos y al parecer no contaban con nosotros a pesar de haber avisado por correo y también de haber recibido confirmación por su parte. Otro caso de “malentendidos”.

Nos dijeron que cogiésemos un taxi por S/.15 que ellos lo pagarían. Acordamos con uno el viaje al hotel por ese precio, pero se detuvo en la plaza de Armas y dijo que para subir hasta el Corihuasi (había unos 50 metros de distancia en cuesta) serían 20 soles. Se cerró en banda y se negó a llevarnos hasta la puerta del hotel, incluso nos bloqueó el taxi así que no nos quedó otra que pagarle los 15 y mandarle a tomar por el culo (con perdón). Otro taxista timador más.

hotelEl hostal Corihuasi ($58, unos 45€) está muy cerca de la plaza de Armas aunque hay que subir una importante cuesta. A cambio hay buenas vistas de Cusco, dependiendo de la habitación que te toque. El hostal ocupa una manzana casi entera y es un laberinto de casas convertidas en habitaciones. Para llegar a nuestra habitación teníamos que subir unas escaleras, cruzar un pasillo, bajar 3 tramos de escaleras más, cruzar un patio a la intemperie y subir otras escaleras. Llegábamos siempre agotados a la habitación 🙂

La habitación era muy amplia y tenía el aspecto de una habitación de casa rural con muebles antiguos. Estaba bastante bien equipada excepto el baño, que aunque estaba muy limpio necesitaba una renovación. Una ventaja grande es que tiene una buena calefacción, las camas son cómodas y se descansa muy bien. El desayuno, eso sí, el mejor de todos hasta el momento: abundante, completísimo y con cocinero dispuesto a hacer lo que le pidieras, ¡el desayuno un diez!

Quizás en global el precio del Corihuasi es algo excesivo para lo que ofrece y las comodidades que tiene. Creo que el hostal Rojas tiene una mejor relación calidad-precio además de una mejor situación.

El resto de la tarde lo dedicamos a pasear y a ver las magníficas tiendas de arte, artesanía y antigüedades del barrio de San Blas. Es el mejor barrio de Cusco para hacer compras sin duda, con verdaderas obras de arte hechas a mano con muy buen gusto y encima a buen precio.

CuscoCusco

Cuando agotamos el crédito de la tarjeta 😀 paramos a tomar algo en el Museo del Pisco. Es un bar (que no un museo) de decoración muy moderna, nos impresionó la exposición con más de 100 marcas y variedades de pisco. No quisimos arriesgar y tomamos un pisco clásico, que estaba muy bueno aunque más fuerte de lo habitual, ya que para prepararlo utilizan un pisco de más alta graduación. Interesante bar.

Probabando el cuy

restauranteHabíamos reservado en el Pachapapa, famoso por su cuy asado. El cuy es el conejillo de indias, una especie de conejillo de indias muy típico de la zona. Incluso hay un pueblo entero a las afueras de Cusco lleno de “cuyerías” donde los cusqueños acuden los domingos en masa a comer su plato favorito.

El Pachapapa tiene un patio interior de ambiente agradable aunque con el frío que suele hacer de noche preferimos cenar en el comedor por si acaso.

Esta vez fue Mery (la mujer de Jan) la que no se encontraba bien y prefirió no venir a cenar, así que éramos 3. A lo largo del viaje nos ha sido casi imposible coincidir todos en buenas condiciones.

Pedí una “causa” de entrante. La causa es un plato que lleva como base puré de papas o de maíz acompañando a otro ingrediente principal. Venía presentado de una manera bastante original, como si fuera un pastel de forma cilíndrica. A mi churri y a Jan no les gustó la presentación y empezaron a reírse a duo de mi elección :-). Pero enseguida tuvieron que agachar las orejas ya que a pesar de la pinta inicial el plato estaba muy muy bueno.

Y llegó el cuy. Nos lo presentaron entero y un tanto churruscado “para la foto”, hecho al estilo del cochinillo al horno, y luego nos lo trocearon en 4 partes. El cuy no estaba mal, aunque sabe más parecido al pollo que al cerdo. En cualquier caso todos estábamos de acuerdo en que un cochinillo al estilo castellano le da mil vueltas.

20130925-085352.jpg

La cuenta con un media botella de vino blanco y una pizza para llevar (para la pobre Mery) salió por unos S/.160

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s